Cochabamba pierde poder en el fútbol boliviano

martes, 25 de marzo de 2014

El 18 de diciembre de 2013, Mauricio Méndez Roca renunció de manera irrevocable al cargo de presidente de la Liga del Fútbol Profesional, que ocupó por casi ocho años. A estos se suman tres de vigencia en altos niveles de la dirigencia del balompié nacional.

Méndez Roca presidió la Liga en representación de Wilstermann, club del que fue presidente. El Aviador es uno de los dos representantes cochabambinos en el fútbol profesional boliviano.

El otro es Aurora, fundador de la Liga en 1977, que en esta temporada lucha por mantenerse en la categoría profesional.

COCHABAMBA, EL EPICENTRO

Mientras Méndez Roca estuvo al frente de la Liga, Cochabamba fue el epicentro del poder del fútbol profesional boliviano, todas las reuniones del Consejo Superior o la gran mayoría se llevaron a cabo en la sede de la Liga, edificio de la Federación Boliviana de Fútbol, frente al estadio Félix Capriles, allá también se reunió el Comité Ejecutivo.

Para que esto ocurra, no sólo incidió que Méndez sea el presidente. La estrategica y equidistante ubicación geográfica de Cochabamba, en el centro del territorio nacional, también es importante, porque los dirigentes de los 12 clubes afiliados llegan sin problemas o retrasos a las reuniones convocadas.

DECORMIS, PRESIDENTE

Como consecuencia de la acefalía provocada por la renuncia irrevocable de Méndez Roca, el 21 de febrero, el Consejo Superior eligió y posesionó a Jorge Decormis como presidente de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano, cargo que debe ejercer hasta septiembre de este año, cuando debía concluir el mandato del presidente renunciante.

Decormis, un empresario minero de Potosí, era hasta ese día, tesorero del club Nacional Potosí, uno de los 12 afiliados a la Liga del Fútbol Profesional Boliviano.

Su elección ya no fue sorpresa porque su nombre se escuchaba a menudo en los pasillos del fútbol, aunque un primer intento de elegirlo resultó vano.

Decormis fue electo como presidente de la Liga con siete votos a favor: de Wilstermann, Nacional y Real Potosí, Guabirá, Sport Boys, Blooming y The Strongest.

Mientras que Aurora, Oriente Petrolero, Bolívar, San José y Universitario votaron por Carlos Estrada, representante de San José, uno de los cuatro vicepresidentes del Comité Ejecutivo liguero.

Se requiere dos tercios para elegir un presidente, 7 de 12 votos.

CAMBIO DE SEDE

Decormis lo anunció para que todos lo sepan: “La sede natural de la Liga es Santa Cruz de la Sierra”. Y hacia allá se trasladará la administración del fútbol profesional, por consiguiente, también las reuniones del Consejo Superior.

Pero para empezar, el primer Consejo Superior será en Potosí, su tierra natal, previsiblemente a fin de mes.

En  ninguna de las alternativas hechas conocer por Decormis, figura Cochabamba, una señal inequívoca de que la Llajta pierde el poder y su cualidad de unificador del fútbol boliviano.

ELECCIÓN

El voto de Wilster fue decisivo

Por la ausencia de cinco clubes : Aurora, Wilstermann, Oriente Petrolero, Bolívar y Universitario, el 16 de enero se suspendió la reunión del Consejo Superior de la Liga en Cochabamba, donde debía tratarse la elección del nuevo presidente y recibir el informe del presidente renunciante Mauricio Méndez.

Ante la situación, y para evitar un vacío administrativo, los dirigentes designaron presidente interino a Arnulfo Cabrera, representante de The Strongest y uno de los cuatro vicepresidentes de la Liga.

El 21 de febrero, Wilstermann asistió al Consejo Superior y votó a favor de Jorge Decormis.

El voto y el radical cambio de postura del club Aviador fue fundamental para la elección del nuevo titular liguero.


DIRIGENCIA

Santa Cruz hegemoniza los cargos

Hace años, cuando los choques entre dirigentes del occidente, valle y el oriente eran continuos, se habló de un reparto de poder, más o menos equitativo.

Así, por ejemplo, si un dirigente del oriente estaba a la cabeza de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) uno del occidente se hacía cargo de la Liga y uno más, por consenso, tomaba el mando de la Asociación Nacional de Fútbol. Pero con el paso del tiempo el desequilibrio de poder entre las tres regiones se hizo evidente, tan o más evidente como que Santa Cruz tiene la hegemonía de los mandos del balompié nacional.

En 2000, Edgar Peña Gutiérrez, de Santa Cruz, es electo presidente de la FBF y Cochabamba pierde la secretaría general, que va a manos de Chuquisaca. En 2002, el cruceño Walter Castedo, presidente de la FBF traslada la administración a Santa Cruz.

La secretaría general y la tesorería de la Liga funcionan en Santa Cruz. El edificio de la FBF y la Liga en Cochabamba, sólo sirve para labores administrativas. Y hay más. Los cruceños Carlos Chávez, Romer Osuna y Edgar Peña son responsables de tres comisiones de la FIFA.

“Hay un desequilibrio preocupante. Cochabamba ha perdido protagonismo en los últimos años”, afirma sobre el tema Mauricio Méndez Roca, expresidente de la Liga.

ÓSCAR MALDONADO
“No se respetó un pacto de caballeros”

”Dias previos a la reunión del Consejo Superior de la Liga hubo un acuerdo de caballeros al cual estábamos sujetos cinco clubes, entre ellos Wilstermann, éste se cumplió hasta la primera reunión de enero”, recordó Óscar Maldonado, expresidente y actual fiscal general de Aurora. Además del Aviador, los restantes cuatro clubes signatarios del pacto eran Aurora, Oriente Petrolero, Bolívar y Universitario, estos últimos, más San José, se mantuvieron firmes y no votaron a favor de Decormis., pero Wilstermann cambió de opinión y apoyó al ahora presidente de la Liga.

“Inclusive hasta antes de que comience el Consejo Superior del 21 de febrero, Wilstermann manifestaba que seguía con la postura de enero, pero horas después, en un acto vergonzoso vota a favor de Decormis, no se respetó un pacto de caballeros”, acota Maldonado. En el Consejo Superior de ese día, también fue elegido vicepresidente de la Liga, Rolando López, secretario general de Wilstermann.

“No queremos creer que la palabra empeñada en un pacto de caballeros se venda por una vicepresidencia de la Liga, por un cargo, anteponiendo el interés personal, a los intereses de Cochabamba”, aseveró el dirigente celeste.

Publicar un comentario