San Lorenzo se corona campeón de la Copa Libertadores

lunes, 18 de agosto de 2014
San Lorenzo se coronó por primera vez en su historia campeón de la Copa Libertadores de América, tras derrotar por 1-0 a Nacional de Paraguay, y además logró su clasificación al próximo Mundial de Clubes, que se disputará en Marruecos en diciembre.

Con un gol de Néstor Ortigoza de penalti, el conjunto argentino logró situar por primera vez su nombre entre los campeones del continente y, de esta manera, saldar una deuda histórica en sus 106 años de vida.

El triunfo fue suficiente para la coronación después del agónico empate 1-1 registrado el miércoles pasado en el estadio Defensores del Chaco de Asunción. La definición de esta 55ª edición del torneo continental estuvo signada por los nervios de dos equipos que buscaban su consagración por primera vez.

El conjunto local, impulsado por un público que colmó el estadio Nuevo Gasómetro, se contagió rápidamente del estado de ansiedad, fundamentalmente en sus defensas centrales Santiago Gentiletti y Mauro Cetto, que se mostraron extrañamente imprecisos.

Por su parte, el equipo paraguayo optó por un juego intenso en la marca con despliegue en toda la cancha con Fredy Barreiro y Derlis Orué generando presión sobre la última línea del Ciclón.

Así fue como en los primeros minutos el equipo visitante llevó peligro a la valla defendida por Sebastián Torrico, fundamentalmente con los tiros de media distancia de Silvio Torales.

En el medio del campo ni Néstor Ortigoza ni Juan Mercier pudieron transformarse en los ejes habituales del juego y San Lorenzo sufrió más de la cuenta.

Con dos referentes de área como Mauro Matos y Martín Cauteruccio, lentamente San Lorenzo fue acorralando a la Academia paraguaya contra el arco de Ignacio Don. En el minuto 35 una pelota complicó a la defensa del equipo paraguayo y un centro de espaldas de Cauteruccio dio en la mano de Ramón Coronel.

El árbitro Sandro Ricci no dudó y pitó el penalti que Néstor Ortigoza convirtió en gol para desatar el delirio en las tribunas del estadio. A partir de ese momento, Nacional intentó salir a buscar el empate pero la ansiedad se fue apoderando de un conjunto que cada vez más le costaba más llevar peligro al área rival.

Romagnoli, un baluarte En el comienzo del segundo tiempo, y con el resultado a favor, San Lorenzo se serenó y pudo manejar el balón y los tiempos con Leandro Romagnoli como principal baluarte. El técnico Gustavo Moriñigo determinó el ingreso de Braian Sarmiento para poder intentar acceder a un empate que le permitiera acceder, al menos, a la prórroga. Sin embargo, el conjunto argentino mostró mayor solvencia en defensa y, con el ingreso de Gonzalo Verón apostó al contragolpe como una vía para definir el resultado. Santiago Gentiletti no pudo con un disparo que se fue cerca, el remate de Enzo Kalinski fue justo detenido por Riveros.

El tiempo lentamente se fue extinguiendo y tras los últimos cambios en ambos equipos, San Lorenzo controló el juego y explotó con el final marcado por el brasileño Sandro Ricci. La coronación como campeón de América le permite al Ciclón argentino además clasificar al Mundial de Clubes en Marruecos y definirá la Recopa Sudamericana.

Ficha Técnica

1. San Lorenzo: Sebastián Torrico; Julio Buffarini, Mauro Cetto, Santiago Gentiletti y Emanuel Más; Héctor Villalba (m.80, Enzo Kalinski), Néstor Ortigoza, Juan Mercier y Leandro Romagnoli (m.88, Walter Kanneman); Mauro Matos y Martín Cauteruccio (m.65, Gonzalo Verón).

Entrenador: Edgardo Bauza.

0. Nacional: Ignacio Don; Ramón Coronel, Raúl Piris, José Cáceres y David Mendoza; Marcos Melgarejo (m.88, Hugo Lusardi), Marcos Riveros, Silvio Torales y Derlis Orué (m.51, Braian Montenegro); Julián Benítez (m.83, Julio Santa Cruz) y Fredy Bareiro.

Entrenador: Gustavo Moriñigo.

Gol: 1-0, m.36: Néstor Ortigoza, de penalti.
Árbitro: El brasileño Sandro Ricci amonestó a Mercier, Coronel, Julián Benítez y Mendoza.
Incidencias: Partido de vuelta por la final de la Copa Libertadores de América jugada en el estadio 'Nuevo Gasómetro' Pedro Bidegain, de la ciudad de Buenos Aires, ante unos 48.700 espectadores.

Publicar un comentario