Ortega asume la presidencia de la Federación Boliviana de Fútbol

miércoles, 26 de agosto de 2015


El Congreso Extraordinario de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) resolvió este martes, en la ciudad de Cochabamba, de manera unánime revocar el mandato del titular Carlos Chávez, recluido en el centro penitenciario de Palmasola, y el dirigente potosino Marco Antonio Ortega asume la presidencia en calidad de interino.

"Los problemas establecidos que son de conocimiento público nos llevaron a tomar esta decisión; se determinó viabilizar la salida de Carlos Chávez en cumplimiento fiel al mandamiento del Congreso Extraordinario y que debe ser acatado", indicó Ortega, quien subió al cargo en su calidad de primer vicepresidente de la FBF y continuará ejerciendo las funciones de mandamás de la Liga.

Esta resolución fue firmada por todos los asistentes a la reunión: de los 12 clubes ligueros sólo asistieron 11, el representante de Petrolero no pudo salir a tiempo por problemas aéreos, y en el caso de la Asociación Nacional de Fútbol no ingresó el dirigente de Cochabamba por conflictos internos, mientras Santa Cruz decidió no participar porque rechazaba el camino que tomaron para despojar a Chávez de la presidencia.

Con Chávez tras las rejas por una acusación de corrupción y malos manejos financieros, era difícil que la entidad federativa viabilice su trabajo, pero la dirigencia logró destrabar este tema apoyándose en el artículo 81 del Estatuto Orgánico, que le otorga al Congreso Extraordinario toda la potestad para definir el rumbo frente a casos excepcionales como es la detención preventiva del dirigente cruceño.

El interinato de Ortega tendrá una duración de un mes, en este lapso debe colocar en orden la parte administrativa de la FBF tomando en cuenta que la Selección Nacional tiene un compromiso frente a Argentina el 4 de septiembre en Houston, Estados Unidos, y en octubre inicia las clasificatorias con el cotejo frente a Uruguay, el 9 de octubre en La Paz.

"Dentro de 30 a 40 días nos volveremos a reunir para elegir al nuevo presidente de la Federación. El Comité Ejecutivo se encargará de sacar una convocatoria y hacerla conocer a los dirigentes de la Liga y de la Asociación", indicó Ortega.

Con esta determinación llega a su final el tercer mandato de Chávez al frente de la Federación; su carrera como dirigente de Oriente Petrolero viene desde la década de los años 90, luego buscó el poder absoluto con el discurso del cambio, que en las elecciones de 2006 captó el apoyo de los clubes y desde ese año hasta la fecha estuvo dirigiendo el destino del fútbol boliviano.

La revocatoria de Chávez fue el único tema que trató el Congreso, a pesar de que entre los representantes ligueros y de la ANF hay descontento por la designación del español Miguel Ángel Portugal como entrenador del seleccionado boliviano y a la brevedad posible se resolverá esto porque el compromiso es la próxima semana.

COCHABAMBA

El presidente de la Asociación de Fútbol de Cochabamba, Rolando Aramayo, reconocido por la gestión de Chávez, no pudo participar de la reunión porque un grupo de padres de familia y dirigentes de clubes vallunos le impidió el ingreso a las oficinas de la federación.

Entre los protestantes estaba Jhonny Villarroel, quien desde hace dos años pide ser reconocido como titular de dicha asociación y apuntó como ilegal la gestión de Aramayo. Amenazaron con impedir la realización del Congreso.

Este problema viene desde 2010 cuando Fernando Alba y Fernando Arandia disputaban por el control de la asociación. En su momento, ni Jorge Justiniano (presidente de la Asociación Nacional) ni Pedro Zambrano (secretario General de la Federación) -ahora recluidos en centros penitenciarios bajo los mismos cargos que Chávez- dieron una solución y el problema cambio de actores dejando como los principales afectados a los jugadores vallunos.

La actual dirigencia del Comité Ejecutivo de la FBF decidió que ningún bando de la asociación será reconocido hasta encontrar una solución.

Publicar un comentario