Defensor Sporting 3 - Bolívar 0 - Primera fase, ida - Copa Sudamericana 2015

jueves, 13 de agosto de 2015


La Academia  fue goleada anoche por Defensor Sporting 3-0 en el estadio Luis Franzini y la primera pregunta que surge es: ¿Bolívar vuelve con vida?.

La clasificación a la siguiente fase de la Copa Sudamericana se hace cuesta arriba. El titular del club, Guido Loayza, a su llegada a Montevideo  dijo que un 2-0 o un 2-1 sería remontable.

Desde el punto de vista futbolístico se puede afirmar que sí se puede remontar el marcador, pero el funcionamiento del plantel no da  esperanzas.

 Bolívar,  una vez más, fue superado en el terreno de juego, volvió a mostrar que no es el mismo equipo de la Libertadores, pese a que se mantiene la base de ese plantel.

 El inicio fue complicado para los dos planteles, que tuvieron que bregar contra el rival y el mal clima de Montevideo, que complicó en demasía el juego.

Los locales intentaron aliarse con ese factor, tenían el viento a su favor, por lo que  se lanzaron con todo en procura de abrir el marcador. En los primeros cinco minutos llegaron en tres oportunidades, una prueba clara de sus intenciones ante un rival que no terminaba de acomodarse en la cancha.

La salida por las puntas fue importante para los violetas, quienes lanzaron centros en procura para Nicolás Olivera. Los bolivianos sólo atinaron a despejar el balón lo más lejos  de su arco. A los 13 minutos, Bolívar tuvo dos chispasos. Una salida de Juan Carlos Arce y  después un remate de Nelson Cabrera fueron las jugadas más claras del celeste, que luego volvió a replegarse en su zona defensiva.

De ahí en más continuó con el dominio territorial de los locales. Felipe Rodríguez salió por la izquierda y Héctor Acuña por la derecha. Este último a los 23’ lanzó el centro al área, Yecerotte salió a la marca de Nicolás Olivera, ambos chocaron y el juez, el paraguayo Julio Quintana, cobró un penal dudoso.

 El mismo jugador ejecutó el remate, tapó Quiñónez, pero Martín Rabuñal les ganó a sus marcadores para anotar el 1-0 a los 25’ del partido.

Luego del tanto continuó el dominio territorial de los charrúas, quienes se excedieron en los centros y desaprovecharon las ocasiones que tuvieron.

La Academia no se asomó a la zona rival, careció de creatividad, sus hombres estuvieron más concentrados en despejar el peligro de su zona.

En el inicio del segundo tiempo hubo dos chispasos, uno de Ferreira y otro de Flores, pero sólo fue eso, ya que otra vez volvió a ceder terreno.

Defensor Sporting pudo marcar más goles, a los 53’ Olivera estrelló un balón en el travesaño y a los 56’ el mismo jugador puso el 2-0, ante una defensa que no atinaba a conseguir los rebotes en su zona.
A los 76’ Brian Lozano fue quien selló el marcador, entró por la puerta trasera, por donde sorprendió a defensa celeste.

Los académicos terminaron fundidos el partido. El DT Eduardo Villegas no hizo ninguna variante, a pesar de que su plantel tenía sólo 10 hombres en el terreno de juego.


El 18 de agosto, el cochabambino tiene el examen más duro, podría ser el final, ya que debe  remontar un marcador de 3-0

FICHA TÉCNICA

3. Defensor Sporting: Martín Campaña; Emilio Zeballos, Andrés Scotti, De los Santos, Sebastián Ariosa; Martín Rabuñal, Mauro Arambarri; Brian Lozano (Leonardo Pais, m.87), Felipe Rodríguez; Héctor Acuña (Santiago Barboza, m.87) y Nicolás Olivera (Adrián Luna, m.69). Entrenador: Juan Tejera.

0. Bolívar: Romel Quiñónez; Edemir Rodríguez, Ronald Eguino, Nelson Cabrera; Gerardo Yecerotte, José Sánchez Capdevila, Juan Carlos Arce, Wálter Flores, Damir Miranda; Juan Manuel Callejón y William Ferreira. Entrenador: Eduardo Villegas.

Árbitro: el paraguayo Julio Quintana expulsó por doble amonestación al jugador del Bolívar Demir Miranda (m.68). Amonestó a los locales De los Santos, Lozano y Acuña, así como a los visitantes Eguino y Yecerotte.
Goles: 1-0, m.24: Martín Rabuñal. 2-0, m.55: Nicolás Olivera. 3-0, m.76: Brian Lozano.
Incidencias: partido de ida de la primera fase de la Copa Sudamericana jugado en el estadio Luis Franzini, de Montevideo.

El martes, la vuelta

Bolívar tiene una misión casi imposible para el encuentro  revancha que debe jugar el próximo martes ante  Defensor Sporting por la Copa Sudamericana, a partir de las 17:30. Los académicos tendrán que marcar cuatro goles y no recibir ninguno si quieren seguir con vida en la Copa Sudamericana 2015.

Desde que los celestes juegan el certamen que controla la Conmebol (2002), es la primera vez que deben conseguir esa cantidad de tantos para aspirar a la siguiente ronda.

En 2008, los celestes cayeron 4-2 contra la Liga de Quito, y pese a que precisaban tres goles, la diferencia de ese elenco fue los dos goles de visitante que marcaron en la capital ecuatoriana, algo que a la postre no les sirvió ya que en el estadio Hernando Siles ganaron 2-1 y quedaron en el camino.

El equipo de 2004, que llegó hasta la final del certamen, partió en desventaja cuando enfrentó en los cuartos de final al Arsenal de Argentina que le ganó 1-0 en Sarandi, pero en La Paz los celestes fueron contundentes y con un 3-0 aseguraron su pase a semifinales.

El reglamento de la Copa Sudamericana establece que las distintas llaves del campeonato se definen por la mayor cantidad de puntos que logre un equipo en los dos juegos, luego se toma en cuenta la mayor diferencia de goles y también cuenta anotar tantos en condición de visitante.

Un caso similar

La  cantidad de goles que precisa Bolívar para pasar a la otra fase es similar a la que necesitaba hace 15 años cuando fue derrotado por Nacional de Uruguay  3-0 en la Copa Libertadores de América. 
Luego de la goleada en Montevideo, los celestes marcaron los mismos tres goles en el Hernando Siles y luego desclasificaron a los charrúas en la tanda de los penales.

La derrota del equipo que dirige Eduardo Villegas confirmó la racha negativa que tiene Bolívar en territorio uruguayo, donde no consigue puntos desde hace 18 años y tampoco ha podido anotar goles a los rivales charrúas, situación que lo pone en una situación incómoda para el juego de vuelta y al borde de la eliminación en un torneo en el que Bolívar siempre dio la talla. 

Publicar un comentario