Real Potosí 2 - The Strongest 2 - Fecha 21 - Apertura 2012-2013

lunes, 10 de diciembre de 2012
 
The Strongest, de La Paz, alcanzó la gloria. Ayer empató 2 a 2 con Real Potosí y consiguió de manera inédita el Tricampeonato de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano, un hecho histórico en la era moderna del balompié nacional.

Sin embargo, la fiesta atigrada estuvo a punto de aguarse porque Real Potosí ganaba por 2 a 0, con goles convertidos por Carlos Neumann, a los 3’ de la primera parte y Alexis Bravo, a los 22’ de esa misma fracción.

The Strongest reaccionó y descontó mediante tiro penal convertido por Pablo Escobar, a los 47’ de la primera parte, y empató a los 3’ de la segunda fracción mediante el delantero colombiano Harold Reina.

Esta hazaña es la primera que se inserta en los 35 años de fútbol profesional en Bolivia.

La apoteosis aurinegra se desató en el estadio potosino, a la culminación de un encuentro con el  "lila", donde se  puso nuevamente a prueba la estirpe del "aurinegro" cuando iba perdiendo por 2-0; en tales circunstancias, tuvo la capacidad de desembarazarse de la adversidad para explotar en festejo al empatar el comprometido pleito en el estadio Víctor Agustín Ugarte.

El equipo de Eduardo Villegas, tuvo un grupo humano de vértigo, que a la postre provocó –una vez más– que se desate el clima de fiesta deportiva.

EL PARTIDO

Como espectáculo, el encuentro tuvo escasos picos altos, porque el pelotazo, o la falta de coordinación en las diferentes líneas de la visita, provocaron que el rival tenga mejor administración de balón y su propuesta le abastecía para ser dominador en buena parte del cotejo.

Neumann, luego de un centro medido de Galvis (3’), puso a andar el tablero (0-1). Su frentazo al piso anuló la acción de Vaca. Reina (11’), no puede progresar contra el meta Lapzyk, su disparo sale desviado; fue la primera incursión del Tigre. Un desajuste defensivo, luego de un tiro libre, provoca que el "lila" eleve a dos la cuenta cuando Bravo sin marca (22’) y también de cabeza, manda el balón a la red, Vaca nada pudo hacer.

Veizaga (25’) con derechazo exige al meta “lila”, y el balón sale al tiro de esquina. La figura de Escobar no se dejaba ver.

Cuando terminaba el primer tiempo (48’), Galvis le hizo perder la verticalidad a Escobar y el penal ejecutado por el “Pájaro” estrecha la diferencia (2-1).

En el segundo tiempo se produce un viaje ofensivo por derecha de Bejarano (3’), y su pase para Reina, que llega justo para puntear, llena de gol nuevamente la boca del “gualdinegro”; el empate estaba sellado (2-2).

De esta manera, el equipo "atigrado" consolidó el tan anhelado Tricampeonato.

SÍNTESIS DEL PARTIDO

Real potosí 2

Pos. | Jugadores
1 Henry Lapczick
17 Juan C. Zampiery
4 Juan C. Sánchez
23 Fernando Martelli
16 Rosauro Rivero
24 Eduardo Ortiz
19 Juan C. Galvis
18 Erick Melgar
27 Iván Vidaurre
10 Alexis Bravo
9 Carlos Neumann
Goles : Neumann (3'PT), Bravo (22'PT)
Cambios : Cardozo x Martelli, Jiménez x Vidaurre, Tórrez x Zampiery
Entrenador: Óscar Sanz

The Strongest 2

Pos. | Jugadores
19 Daniel Vaca
8 Diego Bejarano
5 Luis Méndez
2 Marco Barrera
13 Jair Torrico
16 Walter Veizaga
20 Sacha Lima
17 Nelvin  Soliz
3 Alejandro Chumacero
10 Pablo Escobar
9 Harold Reina
Goles: Escobar (46'PT), Reina (3'ST)
Cambios: Ojeda x Reina, Chávez x Chumacero, Melgar x Escobar

Entrenador: Eduardo Villegas

Estadio: Víctor A. Ugarte
Sede: Potosí
Árbitro: óscar Maldonado
Público: 30.000

Kurt Reinscht. Pdte. The Strongest

“Gran orgullo"

"Siento una profunda satisfacción, un gran orgullo por el logro del equipo; los muchachos se lo merecen porque se brindaron el máximo en circunstancias que eran adversas durante gran parte del partido", sostuvo el presidente de The Strongest, Kurt Reinscht, con la voz entrecortada al término del encuentro ante Real Potosí, ayer.

"Este Tricampeonato va dirigido a todos los hinchas 'atigrados', a quienes nos apoyaron en las buenas y en las malas. Pero en especial a mi familia, a mi padre, sin el apoyo de mi familia hubiera sido imposible lograr todo lo que nos propusimos en este gran club que es The Strongest", siguió el máximo dirigente "gualdinegro".

Reinscht acotó que esperan el apoyo de los hinchas en la última fecha del torneo Apertura, cuando este domingo se juegue el clásico ante Bolívar, este domingo, en el Hernando Siles, de La Paz.

Histórico
Detalles de una jornada épica

Potosí | El deber

Se jugaba el primer minuto de los cuatro de adición que dio el árbitro Óscar Maldonado, la pelota estaba en el terreno que defendía The Strongest, pero un grito de júbilo desde el banquillo de suplentes invadió todo el estado. No era para menos, el partido en Sucre entre Universitario y San José había terminado igualado y ese marcador coronaba campeón a los atigrados paceños.

Dejando de lado lo que sucedía en la cancha, Eduardo Villegas, entrenador de The Strongest dio rienda suelta a su alegría y se abrazó con toda su fuerza a Pablo Escobar, que minutos antes había sido sustituido a esta escena de felicidad se sumó Chumacero, que también estaba fuera. Las tibias situaciones de peligro que generaba el equipo lila eran bien controladas por la defensa aurinegra, que con solvencia ahogó todo grito de gol del rival.

Era cuestión de segundos para que los 11 jugadores que defendían con uñas y dientes el resultado se sumen al festejo y así fue. No había más que decir, tal como sucedió en el primer semestre del año (torneo Clausura 2011-2012), The Strongest se acababa de coronar campeón del torneo Apertura 2012-2013 y a la vez se metía a la historia del fútbol boliviano al conseguir el tricampeonato.

El popular dicho que de que los hombres no lloran se quedó en la cancha del Víctor Agustín Ugarte, pues no hubo un jugador atigrado que haya podido contener las lágrimas y más aún ante tan importante logro histórico.

Nelvin Soliz se arrodilló a un costado de la cancha con los brazos al cielo, mientras que Chumacero corría como loco a su lado. Sí, estos dos "pequeños" jugadores han conseguido todo en poco tiempo y ellos lo saben, por eso los abrazos y lágrimas. Al otro lado de la cancha, algunos jugadores atigrados corrían en dirección de la casamata y nadie se explicaba los motivos, pero tras unos minutos de observación todo se aclaró. Había una bolsa con poleras negras y amarillas en las que se leía con letras mayúsculas DIOS ES FIEL y el número 1 al lado.

Luego todo fue abrazos gritos y saltos junto a su hinchada en la vuelta olímpica.

Publicar un comentario